Jabón neutro: usos, beneficios y propiedades




La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo, por lo que debemos cuidarla y protegerla. Para ello, nada mejor que usar jabón neutro que, además de no contener productos químicos, tiene en cuenta el nivel de pH de nuestra piel. Pero, antes de nada…

¿Qué es el pH?

El pH, o potencial de hidrógeno, es la medida de la acidez de una sustancia. Una sustancia neutra, a temperatura ambiente, tiene un pH cercano a 7. La escala de pH va de 1 a 14, siendo 1 el nivel de mayor acidez y 14 el de mayor alcalinidad.

Escala de pH

  • Menos de 7: ácido
  • En torno a 7: neutro
  • Más de 7: alcalino

La piel humana tiene un pH aproximado de 5,5, muy parecido al de nuestro cuero cabelludo.

Entonces, ¿qué es el jabón neutro?

El jabón neutro es aquel que tiene un pH similar al de la piel, 5,5. Está fabricado con ingredientes naturales y es hipoalergénico, es decir, no produce alergia ni irritación por muy sensible que tengas la piel. Además, es respetuoso con el medio ambiente, debido a la ausencia de productos químicos entre sus componentes.

jabon neutro

Jabones neutros más vendidos

Beneficios y propiedades del champú y jabón neutro

El champú y jabón neutro tiene múltiples beneficios y propiedades que ayudan en el cuidado de nuestro cabello y piel. Veamos cuáles son los más importantes.

Champú neutro para cuidar nuestro pelo

Lo recomendable es usar champús con bajos niveles de pH, ya que reducen la posibilidad de encrespamiento, electricidad estática y sequedad.

La mayoría de los champús en el mercado tienen un rango de pH de 6 a 7, lo que lleva a una potencial irritación para aquellos con piel y cabello sensibles. Si tu cuero cabelludo es sensible o se reseca fácilmente, deberías plantearte buscar champús con niveles de pH neutro.

Si quieres mantener un cuero cabelludo saludable y reducir las posibilidades de descamación, recomendamos usar champús neutros con niveles de pH no superiores a 6,0.

En cuanto al mejor acondicionador, necesitarás uno un poco más ácido para ayudar a que el cabello quede liso. Los productos tipo rizadores y planchas que requieren calor, y otros tratamientos duros como tintes, permanentes y excesiva exposición al sol abren las cutículas del cabello, dejándolo seco o encrespado. Por ello, recomendamos acondicionadores más ácidos, con un pH máximo de 5,5, que ayudan a que las cutículas se vuelvan a colocar para mantener la humedad y evitar más daño.

Jabón neutro para cuidar nuestra piel

Los jabones corporales con altos rangos de pH pueden eliminar la hidratación, generar irritación y alterar los niveles de la flora bacteriana, provocando inflamación y brotes. La mayoría de los jabones del mercado no revelan sus niveles de pH, ya que no son amigables con la piel sensible. En muchos casos, afectan incluso a la piel normal.

El jabón neutro es hipoalergénico, es decir, apto para todo tipo de piel. Usando jabón neutro tu piel mantendrá un rango de pH normal y saludable. También reducirá los síntomas de piel seca e irritada o desequilibrios en su flora bacteriana.

Además de todos los beneficios mencionados para nuestra salud, el uso del jabón neutro también beneficia al medio ambiente, ya que es un compuesto completamente natural y biodegradable. No contiene perfumes, parabenos ni colorantes.

Jabón neutro: ¿para qué sirve? Usos que le podemos dar

Ya hemos visto los beneficios que tiene para nuestra salud. Utiliza jabón de pH neutro siempre que puedas para:

  1. Combatir el acné de tu cara. Este jabón ayudará a absorber la grasa acumulada de la piel, evitando la salida de puntos negros y espinillas. Tu cara tendrá un aspecto radiante.
  2. Eliminar la caspa de tu cuero cabelludo. Como hemos dicho, un índice bajo de pH en tu champú evita la sequedad y descamación. Úsalo tantas veces como quieras, tu pelo quedará suave y sedoso. Recuerda que no tiene productos químicos.
  3. Acelerar la desaparición de la psoriasis y el eccema en tu piel. El jabón neutro es el mejor hidratante para tu piel, manteniéndola suave, sana y limpia. El remedio perfecto contra cualquier tipo de alergia.
  4. Mejorar el ambiente de tu hogar. El jabón neutro es adecuado para la limpieza del hogar, eliminar olores, usar como quita grasas o jabón para lavavajillas, evitar chirridos en cerraduras, ¡incluso sacar anillos atascados!

¿Cómo hacer jabón neutro casero?

En el articulo te incluimos las mejores ofertas para comprar el jabón neutro directamente, pero si prefieres hacerlo tú mismo, te explicamos cómo. Además, te indicamos qué ingredientes usar y los materiales que vas a necesitar.

Hacer jabón neutro casero

Materiales necesarios

Comprueba que tienes por casa todo esto antes de empezar:

  • Una balanza. Necesitaremos pesar unos 20g, por lo que debe ser lo más exacta posible.
  • Una batidora. Vale cualquier tipo, no necesitas comprar una especial.
  • Termómetro de acero inoxidable. Para comprobar la temperatura de nuestra mezcla.
  • Recipientes de acero inoxidable o vidrio. Si es metálico se puede oxidar.
  • Gafas de seguridad. Conviene evitar salpicaduras en los ojos. Aquí tienes varios ejemplos.
  • Guantes de goma. Para proteger la piel de las manos, como estos.

Ingredientes

Nuestro jabón está compuesto de tres ingredientes:

  • Aceite de oliva, preferiblemente reciclado. 1 litro.
  • Hidróxido de sodio. 140 g. Puedes comprarlo aquí:
Limpiador de desagüe, sosa cáustica de 1,5 kg de caudal de grado 99% «perla»,...
  • Limpiador de desagüe, sosa cáustica de 1,5 kg de caudal de grado 99% «perla», hidróxido de sodio para hacer jabón.
  • Agua. Con medio litro será suficiente.

Instrucciones paso a paso para hacer jabón neutro

  1. Vierte los 140g de hidróxido de sodio despacio en el agua (y no al revés). Remueve lentamente con una paleta de madera hasta que se disuelva totalmente en el agua. Cuidado de no inhalar los vapores, son tóxicos.
  2. Una vez disuelta, deja que se enfríe y calienta en una olla el aceite reciclado. El objetivo es que, tanto la lejía que se ha formado como el aceite, tengan una temperatura similar, de no más de 10º de diferencia.
  3. Cuando lo tengas, añade la lejía al la olla de aceite con cuidado de no salpicar. Usa la batidora en círculos a velocidad baja, siempre en la misma dirección, para que no se corte. Aumenta progresivamente la velocidad si quieres, hasta conseguir una textura cremosa similar a las natillas. Esto puede llevar entre 5 y 10 minutos.
  4. A continuación rellena los moldes de jabón y déjalo enfriar durante 24 a 48 horas, hasta que esté firme.
  5. Por último, corta el jabón en trozos, envuélvelo en papel de cocina y déjalo reposar durante 6 semanas. El proceso de saponificación habrá concluido y el jabón neutro estará listo para usarse.

¿Te gustó el artículo? ¡Compártelo con tus amigos!